domingo, 13 de enero de 2013

Solomillo de jabalí con castañas....todo sobre mi carne.


  Planificar todo al milímetro y que encima salga bien es una enorme satisfacción, pero improvisar  una comida para una visita sorpresa es refrescante y divertido siempre que no pierdas los nervios y empieces a correr de un lado para otro como un pollo sin cabeza.


  Un buen ejemplo de esto último le pasó a una amiga el día que tenía que ir a casa de los padres de su pareja acompañada de los propios para presentarlos. Al parecer hubo un malentendido con las fechas, así que cuando su suegro, ese señor tan elegante, abrió la puerta en short y camiseta y los vio, entró en pánico y la cerró de golpe. Aunque abrió de nuevo al momento, el efecto mariposa había extendido el caos por toda la casa. Os ahorraré los detalles, sólo añadiré que la anfitriona sacó una caja de weetabits para acompañar el café al grito de "¡Esto va muy bien para el tránsito!".


   Lo importante es que la visita se sienta cómoda, no dudes en incluirla en esa aventura de explorar tu despensa, hacer un safari por la cocina o una jimkana por el frigo, y sobre todo sirve el vino rápidamente!
    El plato de hoy no requiere más de 10 minutos de preparación y el mínimo esfuerzo para conseguir un resultado, que no negareis, es despampanante. Reconozco que el hecho de tener en mi nevera un solomillo de jabalí regalo de mi vecino Manolo (que igual te caza un corzo te arregla el coche) era una baza a mi favor, pero cualquier carne roja me habría hecho el apaño... aunque la verdad es que este estaba de muerte, tiernito, jugoso....y con un sabor! Que os voy a contar, ji,ji


Solomillo de jabalí con costra de castañas, chutney de mango y manzana (para 2 p.)

1 solomillo (vale de cualquier animal...excepto a lo mejor de atún)
6 c.s. de crema de castañas (Puede ser comprada)
1 manzana
5 c.s de chutney de mango

    Precalentar el horno en la posición grill
    Salpimentar la carne y en una plancha bien caliente marcar el solomillo por todos los lados.
    Poner encima una capa de crema de castañas y meter al horno en la parte de arriba.
    Mientras marcar en la plancha la manzana cortada en gajos finos.
    Si el chutney está muy espeso aligerar con un poco de agua en un cazo a fuego medio y darle un punto de sal.
    Si no nos gusta la carne muy hecha en 5-8 min., dependiendo del horno, está listo. El jabalí tiene una carne muy magra que recuerda más a la ternera que al cerdo y la capa de castañas estará crujiente y tostada.
    Para emplatar cortar el solomillo en dos porciones, retirando la punta de atrás. Poner a un lado la manzana espolvoreada con sal maldon y al otro el chutney.






2 comentarios:

  1. Pintaza, pintaza. Ya me gustaría a mi tener algo así en mi nevera, la verdad es que nunca he probado el jabalí. Menuda historia la de tu amiga!! Me quedo por aqui y te invito a pasar por mi blog cuando quieras, besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes Marta eso de "tengo una amiga que..." Ja,ja

      Eliminar

Si te ha gustado cuéntamelo, prometo no arañarte...