jueves, 21 de junio de 2012

Porqué esta fiesta va a ser un exito 2


Hay  frases que todos hemos oido cuando invitamos a nuestra casa:
“No te lies”, “Que hay confianza”, “Comemos cualquier cosa...”...no te dejes engañar, todo es mentira, incluso al más campechano le encanta que se molesten por él, y en el fondo lo contrario le ofende, así que nada de manteles de papel blanco (o peor aún, ausencia de mantel!), jamás papel de cocina en lugar de servilletas y nada de pizza congelada, para eso escúpeles en la cara al abrir y ahorrate gastos y trabajo.
Y aquí va nuestro segundo mandamiento:

2.- No invitaré a casa si no tengo ganas de trabajar.

    Y no te engañes, te va a tocar trabajar antes durante y después.
Con eso no quiero decir que solo sirva la vajilla de porcelana y la cristalería buena, hay opciones prácticas como las desechables que te ahorrarán mucho trabajo, en el mercado las hay muy resultonas, que teniendo el ojo de crear un efecto de conjunto logran una gran presentación.               También, con un poco de trabajo puedes customizarlas, quedan genial y a tus invitados les gustará ver que te has molestado.

                                          
    En cuanto a la comida puedes aplicar el mismo criterio, si tienes que poner esa pizza congelada (fuu-fuuu!) cúrratelo! Un poco de tomate picado por encima, unas hojas de albahaca, rodajas de berenjena o calabacín, hierbas aromáticas...la transformarán en algo menos malo. Unas tarrinas de helado industrial bien presentadas, te harán un gran postre (toppings con frutos secos o chocolate rallado o caliente...) Pero nunca, NUNCA, dejes los embalajes originales...Por dios, quita ese plástico y pon una bandejita mona!

    Y ahora una recetita para tragar tanta bilis, como algo tan vulgar como una hamburguesa puede ser una delicatesen:




Mini-hamburguesas de sepia con ketchup negro

12 panecillos de hamburguesa mini
1 sepia de 700/ 800 gr
2 huevos
50 gr de miga de pan atrasado
50ml de leche
2 tomates pera
1 diente de ajo
2 sobres de tinta
2c.s. vinagre
1 bolsa de ensalada “mezclum”
1 bote de cebolla crujiente
Sal, azúcar y mostaza o wasabi

     Cortar el cuerpo de la sepia, semicongelada para no perder ningún dedo en el intento, en tiras lo mas finas posible (los tentáculos guardarlos para otra receta) y estas en dados como de ½ cm.
   Remojar el pan con la leche y añadir a la sepia junto con los huevos batidos. Refrigerar 1 h
   Sofreír con un poco de aceite los dientes de ajo fileteados, añadir los tomates en daditos y una c.c. de azúcar. Dejar freir a fuego moderado 5 min. Añadir el vinagre y la tinta y freir removiendo un par de minutos. Triturar.
   En una plancha caliente poner montoncitos de carne de sepia y pasar 3 ó 4 minutos por cada lado.
   Montaje: Tostar las caras internas del panecillo en la plancha, pincelar la parte inferior con mostaza o wasabi diluido en agua o soja (Cuidado, es muy fuerte!), poner el filete de sepia, una cucharada del kepchup negro, un puñadito de cebolla crujiente, otro de mezclun y cubrir con la otra mitad del bollo...Para caerse muerto de gusto!

2 comentarios:

  1. huuummmm, MUERTA... de hambre me he kedado. Kitty kitchen eres una artista (♥-♥)*

    ResponderEliminar

Si te ha gustado cuéntamelo, prometo no arañarte...