sábado, 22 de diciembre de 2012

Rocas de chocolate y granada ¿Las navidades bien o en familia?

Odias la navidad...¿A que sí?
   Yo hoy por hoy soy un bicho raro en este asunto porque, aunque cada año me encuentro con motivos nuevos y contundentes para no hacerlo, sigo disfrutando de estas fechas.


   Me gustan muchas cosas (Y si lo piensas a ti también): Encontrarte con los amigos a los que ves de guindas a brevas, pegarme comilonas tremendas sin ningún remordimiento, los dulces de toda la vida, las vacaciones...No me digas que no se te pone una sonrisilla boba con alguna de estas cosas.y si no por lo menos vamos a intentar hacértelas menos desagradables.


   Desde luego este año parece que el tema crisis va a planear sobre las celebraciones, así que en lugar de gastar a lo loco por qué no nos lo curramos un poco, con unos cuantos detallitos puedes convertir estas celebraciones en algo mas personal e interesante.


  Lo obvio, cuida la presentación, una mesa bien montada, con una bonita decoración , que puedes hacer con cosas de andar por casa , velas frutas, papel de estraza...Mejor algo sencillo que un centro de plástico de los chinos! Elige platos que puedas preparar con antelación para disfrutar de la cena. No te olvides de las bebidas, que a última hora en muchas casas se pegan un palizón tremendo a cocinar y luego te sacan el peñascal, el lambrusco o la sidra el gaitero. Busca en la red, hoy en día hay vinos ex-ce-len-tes a precio de tetrabrick, o poco más y  suena pijo, pero no me digas por qué (ya se que tiene explicación...) pero te sabrá mejor en unas copas que en los vasos de la nocilla.


  Las comidas tienen que ser pantagruélicas o no es navidad, que ahora hay mucho snob que va del palo "ni que estuviéramos pasando hambre todo el año..." Una navidad sin empacho está condenada al fracaso, porque que familia resiste una sobremesa sin esas digestiones eternas que ralentizan el cuerpo y la mente.
   Tampoco es buena idea cambiar radicalmente el menú de toda la vida, eso déjalo para otro día... que a tu abuela el pato laqueado, la cebolla confitada y el sushi la van a dejar muerta y no de gusto precisamente. Puedes incluir platos nuevos pero conservando los viejos, a lo mejor una lista de platos más larga te sirve para reducir gastos: menos ingredientes caros + una presentación nueva y cuidadosa = éxito seguro. Prepara unos buenos, abundantes y variados aperitivos para que no llegue el personal con un hambre de lobo a la mesa.


  3º No pongas ningún dulce con envoltorio de plástico en la mesa. Arrrggg, nada peor, que se vea ese cariño, hombre! Puedes intentar incluso hacer unas cuantas golosinas propias, sin matarte te sorprenderás del resultado. Por ejemplo, funde azúcar para hacer guirlaches y crocantes añadiendo frutos secos, sésamo, puedes utilizar moldes o hacer una torta grande y partirla en trozos. Unos conos de masa rellenos de crema de castaña...o la receta de hoy :

Rocas de chocolate (20 u)
150 gr de cobertura de chocolate de buena calidad
3 c.s. de granos de granada
2 c.s de muesli de desayuno crujiente.
Azúcar glas

   Templar el chocolate en un baño de vapor con la técnica del 2/3-1/3. Esto consiste en fundir en chocolate en dos pasos, enfriándolo entre ellos, de esta manera la cobertura quedará mas brillante y no sudará, para ello fundiremos 2/3 del chocolate y cuando este liso añadiremos el tercio restante, consiguiendo así que baje la temperatura.
   Poner un tercio del chocolate en un cuenco y mantener el resto al vapor. Añadir los cereales que deben quedar totalmente cubiertos y con la ayuda de dos cucharillas de café formar montoncitos bajos sobre un papel de horno, deben quedar del diámetro de una moneda de €.
  Mezclar ahora el resto del chocolate con la granada con mucho cuidado para no romper los granos
y poner pequeñas porciones sobre los montoncitos que hicimos antes, recubriendo bien chocolate toda la granada . Cuanto más pequeñas queden nuestras rocas mejor resultarán.
   Espolvorear los bombones con azúcar glas. Se conservan en un sitio fresco (Nunca el chocolate en el frigo!) unos tres días.



  

1 comentario:

  1. Yo también odió las Navidades , excepto por los reencuentros ;-)

    ResponderEliminar

Si te ha gustado cuéntamelo, prometo no arañarte...